Miedo a enamorarme

lunes, 9 de enero de 2017
Por alguna extraña razón, cuando me empiezo a ilusionar con alguien, empiezo a verme a mí misma en un tiempo anterior, con todas las cosas que han acarreado hasta llegar al ahora, y eso me lleva a pensar que no debo ilusionarme.

Mi corazón querrá tomar un rumbo que mi cabeza no creerá conveniente tomar, creando así una batalla en mi interior que nunca sé quién será vencedor, si  mi cabeza, terca y desconfiada, o mi corazón, luchador y herido.

Siento mariposas dentro de mí, en mi estómago. Me gusta sentirlas, como me gusta sentir la sonrisa que ilumina mi cara, o cuando mis ojos brillan, pero no tarda en aparecerme esa sensación oscura, que me hace pensar que todo es culpa mía, que no sé ser suficiente.

Creo que no me quiero enamorar o, más bien, tengo miedo a enamorarme. Porque, al principio, te prometen el cielo y te suben a lo más alto, pero un día, de golpe, sin esperarlo, te encuentras cayendo al vacío de una manera brutal, a una velocidad irrefrenable, acabando estampada en el frío suelo, haciendo que el frío se meta en tu interior, y volviéndote como él, alguien a quien todos intentan evitar, en lugar de calentarlo, de hacer que se vuelva cálido.

No siento que esté preparada para volver a sentir celos, enfados por cualquier tontería o capricho, volver a soportar la tristeza, la soledad y los llantos. No creo que eso esté hecho para mí, y menos ahora, cuando tengo miedo y no tengo a nadie que me haga perder los miedos
.
Quiero ser egoísta, aunque sea una sola vez. Tengo que mirar por mí, y aprender que nadie va a sostener mis miedos y, que mucho menos, van a acabar con ellos. Creo que es el momento de que no me detenga por nadie, de intentar confiar en mí y en mi destino. Que he de mantener mi corazón abierto aunque no sea al amor.

A veces pienso que el amor nos hace tontos, que nos detengamos y no sigamos avanzando por el mundo. Por eso, creo que debo aprovechar cada latido de mi corazón para poder llegar lejos, sin pararme, sin tener tan siquiera sentido y que si intentan frenarme, si alguien consigue quitar mis miedos y conseguir que me enamore, no me frene, si no que corra conmigo y crezca, que crezcamos.

Escrito por @srtadesquiciada

6 comentarios:

  1. Una bonita reflexión, muy real y natural. Es lo que suele pasarle a todo el mundo cuando se enamora. Aunque al principio sientas miedo de ese sentimiento, hay veces que no puedes controlarlo y eso es lo que hace que el amor sea un miedo precioso.

    ~Pinki Reader~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, y si, el amor puede ser un miedo precioso.

      Eliminar
  2. Toda la razón del mundo,que corra junto a ti no que te corte las alas,yo también estoy aprendiendo de ello ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre hay que ser libre, y seguir adelante, pero se puede ser un libre acompañado.

      Eliminar
  3. Hay que ser egoista, hay que pensar en uno mismo, hay que amarse uno mismo antes de amar a otra persona. Y que nadie te frene, que no te retengan, que el amor no es eso, el amor es libertad! una libertad que compartis con alguien, que te llena en todo sentido y no necesitas mas nada. Y si el amor llega, disfrutalo, y si se va, aprende de lo que fue, el sufrimiento es parte del crecimiento, es parte de la vida. Sabes cuantas cosas se han impulsado por corazones rotos?? millones! Libros, peliculas, musica, etc... VIVÍ y disfruta!

    ResponderEliminar